CASO RESTOS HUMANOS MAR CHIQUITA

Restos humanos encontrados en Mar Chiquita, Córdoba, Argentina

                         

En ocasión cuando el titular de la Cátedra de Odontología Legal, Historia de la Odontología y Economía Odontológica era el Profesor Dr. Juan A. Fontán, le fueron entregados 9 piezas dentarias para que tratáramos de determinar raza, edad, talla, sexo, tiempo de su fallecimiento en lo posible, siendo yo en esa oportunidad Jefe de Trabajos Prácticos, por lo que se me encomendó dicho trabajo.

Se trataba sólo de 9 elementos dentarios del maxilar inferior, los cuatro incisivos inferiores, tres molares derechas del mismo maxilar, un molar izquierdo y un premolar izquierdo; todos con marcado proceso de abración fisiológica por el acto de la masticación. 

Como primeros pasos, tratamos de confeccionar una ficha odontológica, que no era fácil debido a un desgaste fisiológico por la acción de la masticación bien marcado, en sus caras activas que en muchos de estos elementos, quedaba sólo un tercio de la porción coronaria. Sus facetas de contacto interdentaria bien marcadas, circunstancias éstas que nos dificultaba su identidad como tal, pero gracias a que en la currícula de la Facultad en Anatomía en aquel entonces se estudiaba por textos y en un año intensivo, aún haciendo disecciones en cadáveres, exigencias ex profeso para adiestrar las manos como el tallado de piezas dentarias en cera, al igual que los instrumentos para periodoncia y la aparatología de Ortodoncia, que no exigían conocer además la morfología dentaria de cada elemento en forma minuciosa, permitiéndonos así a la vez el tallado directo en boca para la reconstrucción de los elementos dentarios para su posterior colado; hoy con la aparición de materiales de impresión muy precisos se lo hacen indirectamente y su posterior vaciado donde luego en los modelos se tallan las reconstrucciones de los respectivos elementos. 

Luego, procedimos a tomarle a cada pieza fotografías y radiografías, y lo curioso que encontramos fue después de los desgastes fisiológicos de los elementos debido a las sustancias alimenticias de aquellas épocas, que nos iban dando pautas de una persona que había habitado en esas zonas y en épocas remotas; y más se nos afirmaba el concepto porque radiológicamente todos los tejidos remanentes de cada pieza dentaria eran de una sola coloración, es decir tenían una calcificación total, tanto la pulpa, la dentina, el esmalte como el cemento. A pretender determinar la edad, la presencia de los terceros molares y sus desgastes, nos determinaban ser de una persona más allá de los 40 años, al observar con aumento cada pieza no existían fracturas ni caries. 

Cuando nos avocamos para la determinación de la raza, nos basamos en el ángulo de regresión o Convergencia de los Molares, que según la teoría de la reducción numérica de Vooll, que a medida que avanzamos en la escala zoológica tienden a desaparecer las piezas terminales de cada serie y nos afirmaba que la humanidad le rinde tributos a la civilización, y en este caso, sin recurrir a otros métodos odontológicos para determinar la raza, observamos que trazando dos tangentes a la primera, segunda y tercer molar inferior, el ángulo de convergencia sería mayor a medida que se avance en la escala zoológica, es decir el tercer molar era inferior que el primero. En las razas inferiores, el tercer molar es más grande que el primero. 

Otras apreciaciones se nos hacían difícil determinar, sólo posiblemente el sexo, por las ablaciones de los elementos, de ser del sexo masculino por su fuerte masticación, y lo curioso era la falta de caries tal vez por el régimen de comidas de aquellas épocas, quizás, carnes crudas o raíces de árboles que hacían su propia autolimpieza en el acto de la masticación, como también la masticación de cereales triturados con morteros y piedras denominadas Onanas, que a su vez molían el trigo o el maíz y también parte de las mismas piedras al hacer fricción, haciendo de verdaderas lijas para el desgaste de los dientes. 

A las conclusiones que arribamos era que se trataba de una persona adulta, de más de 40 años de edad, de raza blanca, de sexo masculino y que su existencia podía tratarse de más de 8000 años atrás. 

Así fue como entregado el estudio sin saber nosotros que también se lo habían dado a los demás restos humanos encontrados al ingeniero Aníbal Montes, en aquel entonces geólogo y militar, que en las conclusiones de su estudio por las características de la tierra encontrada, decía que se trataba de una persona que habitaba en la zona ahora de la Mar Chiquita, cuando era un bosque, y le daba unos 10.000 años. 

También le entregaron restos óseos a los arqueólogos, e historiadores, todos por separado, y por los orificios encontrados en los fragmentos de huesos del cráneo y fémur, manifestaron que al morir el jefe de las tribus sus sucesores le comían los músculos para tener mayor fuerza y con espinas le hacían perforaciones en el cráneo para succionarle los sesos, y así adquirir mayor inteligencia y fortaleza, por lo que le daban una antigüedad de 8000 años aproximadamente. Recordemos que en estas zonas habitaban antes de los Sanavirones y Comechingones, otros asentamientos que posiblemente habrían entrado por Alaska, que eran los paleoamericanos que habrían arribado aproximadamente unos 12 mil años atrás, a fines del Prestoceno, que eran asentamientos de cazadores y pescadores. 

También los historiadores por la forma en como se depositaban los cadáveres, eran propios de habitantes de épocas primitivas, dándonos una antigüedad de 7000 años. 

Es decir que al juntar los trabajos realizados por cada ciencia tributaria de la Criminología y Criminalística, eran todos coincidentes y luego hicieron la prueba del Carbono 14. 

Así pasaron los años y en un viaje que hice a Miramar, el lugar donde encontraron estos restos, visité el Museo Histórico que lleva el nombre justamente del Ingeniero Aníbal Montes, y al comentarle sobre el caso al señor que me atendía, me dijo que era para ellos de una importancia trascendente, porque se podría tratar del Hombre de Cromañón o de la misma época. Motivo que me llevó a regresar a mi Facultad, en donde con otros profesionales entre ellos la Dra. Reinoso, hoy socia honoraria de SADOL, habíamos creado el Museo Histórico de la misma, encontrándome con la sorpresa que debido a la masificación de estudiantes hicieron desaparecer dicho museo, en donde teníamos hasta piezas donadas por el Dr. Ara, quien fuera el que embalsamó a la Sra. Eva Perón. Eran unos cortes sagitales perfectos de cabeza y cara, de un valor importantísimo como otros elementos entre ellos, un libro original del Dr. Zachia, primero entre otros que escribió sobre Medicina Forense, etc. museo éste que era imprescindible para lograr una formación integral del futuro profesional y no unilateralizada como en la actualidad, que saben cada vez más más de menos menos, alejándose cada día más de las necesidades colectivas y con el Museo Histórico se fueron asignaturas formativas e informativas para lograr un mejor desenvolvimiento profesional. Antes se lo formaba al profesional para servir a la sociedad como verdaderos ciudadanos, hoy se los forma para el consumismo y con afán de lucro. Tendremos que esforzarnos para terminar con esta calamidad sociológica. Para dar algunos ejemplos, Anatomía se estudia actualmente en un cuatrimestre, cabeza y cuello y por apuntes, y así otras materias básicas, fundamentales, dándonos la sensación que el liberalismo descontrolado le fue ganando posición a la democracia, y el materialismo solo sin ideales ni valores apunta al lucro, ocupándole el lugar privilegiado que habíamos ganado con la formación de un profesional integrado cabal en sus inquietudes y respondiendo a una realidad social actualizada, con férreos principios hipocráticos, inculcándole en sus mentes al novel profesional que nuestra profesión es un medio de vida enmarcado en principios éticos, morales, sociales, económicos, jurídicos y solidarios incólumes. Es decir, una formación integral para que su meta a lograr sea aquello de decir que el odontólogo debe ser un científico en sus diagnósticos, un artista en sus ejecuciones, un humanista en sus actuaciones y fundamentalmente un conocedor profundo de las necesidades colectivas, donde el poder académico de sus egresados le sigan rindiendo homenaje a los cuatro siglos de la Trejo y Sanabria, como se los formaba en el siglo pasado, como orgullo nacional y argentino. 

Para concluir con esta peritación informal que me permitió realizar la cátedra, les digo “que no quisiera irme de este mundo después de haber transitado esta maravillosa profesión, la de odontólogo y su evolución a través del tiempo, sin marcar el sendero que debe lograr su destino final, sin dejar perfectamente claro que el odontólogo debe estar preparado para servir al hombre y su salud, sin impedimento de ningún orden, y así ser considerado un servidor de lo más preciado del ser humano, su salud”. 

Este es un caso donde el juez de instrucción recurrió a las demás ciencias tributarias de la Criminología y Criminalística, donde el ADN como otro método de identificación no contribuye a la investigación. De ahí la imperiosa necesidad de trabajar en equipo. 





Rememoración del Peritaje que se Realizo


de los Restos Humanos del Hombre de Mar Chiquita

               Variods lustros pasaron de la creación del Museo Histórico  de la Facultad de Odontología de Córdoba en el año 1977 (ver el reglamento del consejo directivo de la facultad) que durante el decanato del Dr. Teobaldo Gotusso, siendo profesora de Odontología Legal, la Dra. Reynoso de Viotti, la encargada del Museo, se perdieron la mayoría de los elementos donados, pudiéndose rescatar hasta el momento, solo un preparado momificado realizado por el Dr. Ara, quien embalsamara a Eva Peron, los demás elementos, entre ellos una donación del Sr. Astrada quien tenía tres hijos Odontólogos, dos de los cuales eran Jefes de Trabajos Prácticos de la Facultad y el otro trabajaba en la cárcel de barrio San Martin como Odontólogo y un peritaje que tuve el privilegio de realizar de los restos fósiles de Mar Chiquita, cuyas radiografías y fotografías, tenemos que buscarlas entre los elementos y cráneos que según las encargadas del Museo nos comprometimos a separarlos y darles el valor didáctico que tienen.                   
                        Por sino encontramos la copia y elementos de aquella peritación tratare de esbozar  algo del trabajo realizado, que sumado a lo expuesto en el Área de Antropología en mi blog someramente, sin saber del destino de aquel trabajo original.
                Algunos conceptos que después de tantos lustros puedo recordar del estudio del Hombre Fósil de la Mar Chiquita, trabajo que se realizo en el año 1982. Se trataba de nueve piezas dentarias humanas, tres molares inferiores No: 48, 47 y 46, tres incisivos inferiores No:42, 41 y 31 un canino No: 33 y un pre-molar No: 34.

                Al realizar el estudio fotográfico y radiográfico, donde no se podía determinar el esmalte  con la dentina y mucho menos con la pulpa dentaria, todo era una sola masa homogénea de las piezas dentarias, clínicamente se observaba de manera manifiesta un desgaste fisiológico por efecto de la masticación, que en las piezas dentarias anteriores llegaban casi al tercio medio casi en su totalidad de la porción coronaria, seguro por las acciones de los alimentos de animales, humanos y raíces propias de la zona donde se movían, porque podrían ser tribus nómades , y fundamentalmente por los elementos donde molían los alimentos, piedras de conanás, con sus manos de conanás de piedra, que al moler iban partes  de piedras molidas.



            En los molares nos permitieron debido a los tres del mismo lado, izquierdo del Maxilar Inferior poder determinar las Razas, edad y sexo, este ultimo por el desgaste propio del musculo de la masticación fuerte, especialmente los Maseterinos y pterigoideo, la edad aproximada por el tercer molar y su desgaste fisiológico y las facetas de contacto con el segundo molar izquierdo, también pudimos determinar por estudios Odontometricos  basados en Bloisee, Vertini y Correa  y la raza a través de la reducción numérica de Boll, que nos decía que a medida que se avanza en la evolución, tiende a desaparecer  las piezas terminales de cada serie, en este caso, el tercer molar era mas grande que el primero, que trazando dos rectas, una por lingual y la otra  vestibular nos da un ángulo mas agudo o obtuso hacia mesial.
                Cabe hacer recordar que la fecha aproximada de su existencia, yo por las características que presentaban esos dientes les calcule unos 8000 años de antigüedad, lo que no pude determinar a que tribu podrían pertenecer, pero me inclinaba por la Tribu de los Diaguitas, por su ferocidad antropofacica , porque en esta basta zona rica en bosques y ríos, se mezclaban las tribus del Norte Argentino con los Pampas del Sur, los Comechingones, Palagones, etc..
                Es interesante hacer resaltar, que por aquellos entonces 8000 o 10.000 años atrás, lo que es hoy la Mar Chiquita eran bosques  y existía el Lago de Los Porongos, bañado por el estero del salado, porque el rio dulce desembocaba en el Paraná, la Mar Chiquita bañada  por el Rio Segundo y el Lago del Plata por el Rio Primero, que con el movimiento de capas tectónicas el Rio Dulce comenzó a bañar junto con el Salado, lo que hoy es el Mar Chiquita, que llego hasta la localidad de la Para, para una el Lago del Plata.
                La separación de estos lagos, la floras y faunas junto a la vegetación era lo que permitía, la afluencia de los diferentes asentamientos de tribus nómades, que emigraban del norte al sur del país y viceversa.

                Concluyendo con el estudio de las piezas dentarias, sugerí de acuerdo al estudio y rememorando lo realizado, confirme que se trataban de:

1) Restos Humanos.
2) De Raza blanca.
3) De sexo masculino, por el desgaste fisiológico tan marcado.
4) De una talla aproximada  a los 1.70mts de acuerdo al estudio Odontometrico.
5) De una antigüedad aproximada de unos 8000 años.

Estas fueron las conclusiones aproximadas  a las cuales llegue, sin tener conocimiento que también, les habían dado restos óseos al Dr. Marcelino, Antropólogo, que luego con el tiempo estudiamos juntos los restos humanos del Dique San Roque (http://casos-drceppi.blogspot.com.ar/p/caso-restos-humanos-dique-san-roque.html ), el Ing. Coronel Anibal Montes, Arqueólogos y también historiadores y todos por separado coincidieron , uno por la arcilla de la tierra, los otros por los orificios en los huesos largos realizados con espinas o piedras, para succionar  la medula o los sesos, uno como sucesor del Jefe de la tribu para tener mayor inteligencia o simplemente mas fuerza. Otros historiadores destruían el cráneo por ser los sesos humanos los mas apetecibles, por su dureza, todos coincidían que eran restos humanos de mas de 10.000 años de antigüedad y el Ing.  Anibal Montes fue el que realizo las cuadriculas para el levantamiento de los restos y el farmacéutico  Hector Marchetti quien hizo un dibujo a mano alzada, el cual yo vi en el museo de la Universidad, como bien se pudo establecer las épocas por los restos de animales fósiles, especialmente sus caparazones y las piedras de conanás para la molienda de los granos propios de la zona como algarrobas, mistol y carnes hechas charqui.
                Este fue un relato somero de aquellas piezas dentarias y sus estudios que quedaron en el Museo de la Facultad, que tuve el privilegio de ser el encargado de su creación.
        En estos momentos y después de varios lustros la Facultad de Odontología, la reapertura del Museo, que por el momento solo se ha encontrado el preparado del Dr. Asa un corte sagital del macizo dentomaxilar facial, que nosotros lo habíamos bautizado con el nombre de Fanardo, un pelirrojo y estamos buscando gracias a las encargadas del museo, No a los dirigentes de la Facultad, que no me invitaron a la reinauguración, como lo explicase en mi blog.

Bibliografía:

1) Bañado del Rio Dulce y Laguna de la Mar Chiquita de Enrique H. Bucher (editor) Academia Nacional  de Ciencias – Córdoba República Argentina2006.
2) Universidad Nacional de Córdoba – Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. “El Hombre Fosil de Miramar (Córdoba) – por Aníbal Montes.

3) Blog www.odontologiaforense-(a)gmail.com   - AreaAntropología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada